Pages Navigation Menu

Comunidad Deportiva Internacional

Advertisting

Viernes de Leyenda: Baggio

Il Divino, uno de los mejores regalos que le dio Dios al fútbol. Roberto Baggio, ese genio incomprendido de la melena imperdible. En este Viernes de Leyenda tuvimos el gusto de contarles un poco del trayecto de este jugador al que le historia le pagó con un penalti fallado, a pesar de todas las alegrías que le ha dado al fútbol.

Roberto_Baggio_-_ACF_Fiorentina_1985-1986

 Roberto Baggio, siendo el sexto de ocho hijos, siempre tuvo afición por el fútbol. Incluso su hermano menor, llegó a competir en la serie B, aquí una foto de Il Divino de pequeño, el fútbol no tenía idea de la magia que saldría de sus botas.

Captura de pantalla 2013-03-15 a la(s) 11.17.45

A los 15 años, Baggio inició su carrera con el Vicenza de la Serie C, equipo con el que conseguiría el ascenso a la Segunda B. Durante su estadía en este equipo, Roberto pasó por una de las etapas más difíciles de su carrera. Durante una barrida, se lesionó gravemente de la rodilla, luego de haber sido operado, Baggio regresó a los entrenamientos; sin advertencia su rodilla se desplomó y estuvo a punto de dejar el fútbol: necesitó 220 puntos. Este fue un punto de inflexión en su vida, ya que poco tiempo después se convirtió al budismo.

Poster Baggio

Poco tiempo después, Roberto llamó la atención a los ojeadores de la Serie A, y finalmente fue fichado por la Fiorentina. Poco tiempo después de su debut, Baggio dejó maravillada a la afición de la Fiore, y anotó su primer gol en Serie A, de tiro libre y ante el Napoli de Maradona, que en esa misma jornada se coronaría Campeón de la Serie A. Se consagraba un genio -Maradona- y nacía otro -Roberto Baggio-.

baggior10qq3

Luego Baggio fue traspasado a la Juventus, en el fichaje más caro de la historia en ese tiempo: 10 millones de euros. En la Juve sacaría relucir toda su magia: consiguió el Scudetto, la Copa italiana, y una Copa de la UEFA. Sus logros no pasaron desapercibidos, y su consagración fueron los máximos logros individuales de la época: el Balón de Oro y el FIFA World Player.

roberto-baggio balon oro

Poco tiempo después, por inmediación de Silvio Berlusconi Baggio ficha por el Milán. Ya de rossonero, Roberto gana otro Scudetto durante su estadio de dos años. Luego es traspasado al Bolonia, más tarde al Inter -logrando jugar con los 3 “grandes” de Italia- y finalmente al Brescia, equipo con el que finalizaría su carrera en 2004. Durante su estadía en este equipo, jugó con otro futuro genio: Andrea Pirlo.

baggio68

Con la selección italiana, Baggio se retiró como el cuarto máximo goleador, el único italiano que ha anotado en 3 mundiales. A pesar de esto, el fútbol no ha sido justo con él, recordando su trayectoria de selección por su penalti fallado en la final, a pesar de que Il Divino fue quien los llevó a la misma con 5 goles anotados, dos de ellos en la semifinal ante la temida Bulgaría de Stoichkov.

Sus dos goles ante Bulgaria:

La desastrosa tanda de penaltis del Mundial de 1994:

Ha sido un gusto compartir con ustedes la historia de este genio, de esos que vienen pocas veces al mundo, para deleitarnos con un simple balón, Roberto Baggio es uno de ellos y es hora de que la gente del fútbol, reconozca el privilegio que tuvo de verle jugar durante tanto tiempo. Gracias por acompañarnos, los dejamos con un video de sus mejores acciones, de colección: